El centro de atención al trabajador temporero de Martos abría sus puertas el pasado día 1 de diciembre, para atender las necesidades de alojamiento y manutención de los temporeros que se desplazan hasta Martos en busca de trabajo en la campaña de recolecta de aceitunas. El albergue de temporeros cuenta con 3 monitoras, contratadas por parte del ayuntamiento, así como con un servicio de vigilancia nocturno. Los temporeros pueden permanecer en el albergue tres noches y cuatro días.  Ante esto, el concejal de Bienestar Social, Francisco Miranda que ayer visitaba las instalaciones, ubicadas en C/ Adarve, hacia un balance de  los primeros días de ocupación del centro “hasta la fecha, podemos decir que hay una incidencia mayor con respecto al año anterior. Actualmente hay ocupadas 20 plazas de las 36 con las que cuenta el albergue”. A diferencia del año pasado, hasta la fecha no se ha llenado por completo el albergue, a pesar de ello, la media de estancia de este año, es superior con respecto a otros años. Miranda destacaba “este año se han concentrado todos los servicios en el casco histórico ya que Cáritas a trasladado su servicio de cenas calientes, a la Calle Franquera, muy próxima al albergue, lo cual hace que los inmigrantes puedan desplazarse en un corto recorrido para satisfacer sus  necesidades”.

Además, este año se cuenta con un mediador intercultural, aunque ya había estado presente otros años, la novedad es la ubicación de esta figura en la estación de autobuses, dado que es el punto de llegada de gran parte de estas personas. El concejal de Bienestar Social hacía hincapié “una vez que finalice la presente campaña, se ha solicitado una subvención a la Junta de Andalucía para realizar trabajos de reforma y mejora en las instalaciones del albergue de temporeros. Aproximadamente tenemos un presupuesto de 30.000 euros para mejorar las instalaciones, para ofrecer un servicio de más calidad”.