La Guardia Civil, concretamente el Servicio de Protección de la Naturaleza, en uno de los Servicios propios de la especialidad, recibió aviso de un Guarda de Campo, comunicando que en el paraje “Arroyo de la Pontezuela” término municipal de Martos (Jaén), había localizado instaladas artes o medios de captura prohibidos -trampas (costillas).

Personados los componentes del Seprona, procedieron a batir minuciosamente el terreno, para la búsqueda de tales artes de caza, comprobando que estaban instaladas en el suelo y en la vegetación arbustiva existente en ambos márgenes del cauce, algunas de las cuales, tenían pájaros capturados y muertos.

Por lo que se estableció el oportuno dispositivo de apostadero en dicho punto, coordinados con el Guarda, al objeto de identificar al presunto autor/es de los hechos descritos anteriormente.
A las 15.30 horas del mismo día, se detecta la presencia de un individuo retirando dichas artes, el cual portaba en la mano 3 “costillas de alambre” las cuales arrojó al interior de la vegetación, al comprobar la presencia de los agentes.

Una vez identificado, se procedió a retirar el resto de trampas que tenía instaladas, y a la intervención de (27) trampas -costillas-, un recipiente transparente, conteniendo en su interior hormigas aladas, utilizadas como cebo, y 23 cadáveres de las especies silvestres, incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, concretamente 2 Petirrojos (Erithacus rubecula) 17 Currucas capirotadas (Sylvia atricapilla) 2 Carboneros comunes (Parus major) y 2 Currucas cabecinegras (Sylvia melanocephala).

Por lo que se instruyeron Diligencias, en calidad de investigado, resultando ser, un vecino de Martos, de 52 años de edad, al cual se le imputa un Delito Relativo a la Protección de la Flora y Fauna Silvestre, las cuales han sido entregadas en el Juzgado de Guardia de Martos (Jaén) y al Fiscal Coordinador de Patrimonio Histórico, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Jaén.